fbpx
Vanessa Abascal, wedding Planner | La importancia del servicio de una ‘wedding-planner’ en la boda
22529
post-template-default,single,single-post,postid-22529,single-format-standard,qode-social-login-1.0,qode-restaurant-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-4.4.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

La importancia del servicio de una ‘wedding-planner’ en la boda

Por mi experiencia comparto cómo esta figura puede resultar clave para que el gran día sea perfecto

Ya estamos en primavera y cada semana que pasa huele más a boda, ¿no os parece? Es domingo y nuestra cita en Cantabria DModa, ¡por fin ha llegado!

Como ya os conté en mi post de presentación, soy ‘wedding and event planner’, es decir una organizadora de bodas y eventos. Y hoy quiero hablaros de la importancia de nuestro trabajo en lo que hacemos.

Organizar una boda no es tarea fácil y mucho menos si nunca te has casado. La mayoría de las bodas que se celebran tienen invitados de fuera de Cantabria e incluso de fuera de España. Si sumado a la inexperiencia de haber organizado una boda añadimos que hoy en día no disponemos de muy poco tiempo y que, además, muchos de nuestros jóvenes se han ido a vivir fuera de Cantabria, es un cóctel ideal para una organización estresante y frustrante.

Si además los novios son personas controladoras y exigentes, ¡esto se puede convertir en una tortura! Si sentís que estáis metidos en esta espiral necesitáis una ‘wedding-planner’ urgentemente.

¿Cómo puede ayudaros un buen profesional que sea ‘wedding-planner’?

Os voy a hablar del servicio de organización de una boda bajo mi experiencia. Pues puede ayudaros en todo y cuando digo todo es todo.

Un día hablando con un amigo cocinero sobre las profesiones, yo le planteaba lo difícil que me parecía explicar cuán importante era nuestra figura en la perfecta organización de una boda y este me hizo un símil que me gustó mucho.

Boda de Ana y Mau, cuidando todos los detalles.
Boda de Ana y Mau, cuidando todos los detalles. / VANESSA ABASCAL

Empezó preguntando.

-«Tú cocinas cada día en tu casa, ¿verdad?».

A lo que yo respondí.

-«¡Claro!».

-«Y en ocasiones harás encuentros y fiestas en tu casa con, por ejemplo, 20 personas, ¿verdad?».

Respondí rápido que sí. Mis Navidades son así.

Enlace civil de Ana y Mau.
Enlace civil de Ana y Mau. / VANESSA ABASCAL

Y seguido me preguntó, «¿entonces te ves capacitada para cocinar el menú de una boda para 200, no?« Y, por supuesto, respondí que no.

A lo que me volvió a preguntar. «Pero si cocinas cada día en tu casa y eres capaz de cocinar para 20 un día de fiesta. ¿Serás cocinera, no?». Y le dije, sí, de mi casa y para cuatro. Y me dijo, pues eso, «un cocinero estudia raciones, tiempos de cocción, tiempos entre platos, etcétera, para poder dar un servicio de comida a 2, 15, 200 o 300 personas». Yo organizo cenas en mi casa y la fiesta de cumpleaños de mi hijo, pero no se me ocurriría organizar una boda.

Me pareció una muy buena comparación y así os la traslado.

Banquete de la boda de Lucía y Bjorn.
Banquete de la boda de Lucía y Bjorn. / F2STUDIO

Un buen servicio de ‘wedding-planner’ cubre: asesoramiento; guiar a los novios en base al tipo de boda que quieren hacer; búsquedas de proveedores (esta parte es muy importante, ya que no todos los proveedores encajamos en el mismo evento); supervisión de contratos (esto es algo que hacemos muuuuuucho, ya que nos encontramos con que muchas veces no leéis lo que firmáis); contabilidad de la boda, porque pagar lo apropiado por cada servicio es muy importante; la agenda de citas de visitas a cada proveedor; atención a invitados y todas sus necesidades; coordinación del día de la boda (aquí es donde entra el despliegue del equipo). La parte que más suele gustar a las novias, decoración y muuuuuucho más. Sin duda, la producción de una boda es la clave del éxito, gestionar perfectamente los tiempos hace que todo fluya. Ese es el papel de una ‘wedding-planner’, conseguir que todo fluya aún habiendo tenido que aplicar un plan B o incluso un plan C.

Pero quizás lo más importante de todo es que cuando contratas los servicios de este profesional, organizar una boda o un gran evento se convierte en algo agradable e, incluso, divertido.

Ultimando detalles del vestido en la boda de Elena y Héctor.
Ultimando detalles del vestido en la boda de Elena y Héctor. / YULIA IGNATOVA

Para mí la frase más maravillosa tras haber casado a nuestros novios es:

«Ha sido tan bonito todo y lo he disfrutado tanto que quiero más. Me volvería a casar mañana otra vez. ¡No quiero que esto acabe!».

Esta profesión va ganando mucha importancia con el paso de los años y estoy segura de que dentro de no mucho tiempo pronunciar «Nos casamos…» irá acompañado de y «nuestr@ ‘wedding-planner’ es…».

Gracias por leerme y espero que mis consejos os resulten útiles. Si queréis podéis seguir el trabajo que desarrollo con mi equipo en la página web o en redes sociales: Facebook e Instagram.

Desde Cantabria, historias basadas en bodas reales.

¡Gracias mil!

Momento cómplice en la boda de Lucía y Bjorn.
Momento cómplice en la boda de Lucía y Bjorn. / F2STUDIO
No Comments

Post a Comment